Un poquito de historia del Araguaney Gran Hotel

El 29 de marzo de 1985 se inauguraba el Hotel Araguaney con una presentación y una concurrida cena buffet. Después de una trayectoria de 26 años como uno de los mejores hoteles de la capital gallega, el Araguaney posee la experiencia y la categoría de lo que es, un auténtico 5 estrellas.
Los comienzos del hotel estuvieron marcados por la ilusión y la juventud de sus empleados. Muchos de ellos llevan trabajando en él desde el día de su inauguración. El trato amable y la excelente atención del personal es una de las características más destacadas por los clientes del hotel, aspecto que le otorga una personalidad única. Ni que decir tiene su ubicación, su decoración y esa combinación perfecta entre el arte y la gastronomía, todos ellos aspectos que lo caracterizan.
El Araguaney Gran Hotel abrió sus puertas ofreciendo a sus clientes 51 habitaciones.  Actualmente tiene 81. Durante los 26 años de funcionamiento, el hotel ha ido adaptándose a los nuevos tiempos, renovando habitaciones, salones y su restaurante Caney, de gran fama entre los compostelanos y turistas que vienen a Santiago y, sin duda, la mejor oferta gastronómica de Galicia.Actualmente, el ambiente clásico sigue primando en la mayor parte de las habitaciones, que destacan por su gran amplitud. Toques clásicos combinados con aquellos más vanguardistas se pueden percibir en las habitaciones del Araguaney.
La cualidad más importante y que hace del Araguaney un hotel único es la presencia de obras de arte en todas las estancias. Pinturas y esculturas de artistas como Quintana Martelo, autor del mural que representa a la familia Jaber-Schnackig (propietaria del hotel) y que decora el vestíbulo, Felipe Criado, Antón Patiño o Acisclo Manzano, decoran el Araguaney y lo convierten en una auténtica obra de arte.
¿No te apetece conocerlo? Reserva tu habitación en www.araguaney.com